La Virgen de la Caridad del Cobre

[La Basílica de El Cobre, hogar de la amada Virgen de la Caridad.Foto © Francisco Cendejas]

La Virgen de la Caridad es una estatua milagrosa de la Virgen María en el pueblo minero de El Cobre, afuera de Santiago en el suroeste de Cuba. Su altar es el sitio religioso más importante en la isla.

Un foco de intensa devoción popular – no solo para católicos sino para los seguidores de Santería y también para aquellos que no son religiosos – la amada Virgen de la Caridad fue declarada santa patrona de Cuba por el Papa en 1916.

Historia

El pueblo de El Cobre fue fundado en 1550 como una mina de cobre Española, trabajada por esclavos e indios. Un día en 1608, dos indios y un muchacho esclavo estaban recogiendo sal en la costa cerca de El Cobre cuando vieron algo flotando en el agua. Era la pequeña estatua de la Virgen María, llevando el niño Dios y una cruz de oro

Flotaba en un madero que llevaba la inscripción “Yo soy la Virgen de la Caridad”.

En ese tiempo, la iglesia en El Cobre fue dedicada a Santiago, el poderoso patrón de la conquista Española. Así pues la estatua de la Virgen fue colocada en una gruta en vez de en la iglesia. Pero en noches consecutivas, la estatua desapareció de la gruta y fue encontrada en el cerro arriba de El Cobre

La estatua milagrosa de la Virgen de la Caridad
Foto © Tom Graham.

La Virgen de La Caridad residió en varios altares pequeños hasta 1630, cuando la mina de cobre fue cerrada y los esclavos liberados. Luego ocupó el lugar de Santiago en el altar principal en la iglesia, símbolo de triunfo de la gente sobre los conquistadores españoles.

Desde entonces, la Virgen ha continuado ayudando a su gente y se le acreditan incontables milagros. En 1731, cuando se efectuó un intento de reintroducir la esclavitud, se convirtió en un símbolo de emancipación de una de las insurrecciones mayores de Cuba. Al final, los esclavos fueron declarados libres. Esto aumento la devoción a Nuestra Señora de la Caridad aún más.

En 1916, el Papa visitó el altar de la Virgen de La Caridad y la declaró santa patrona de Cuba. La Basílica de El Cobre fue construida para ella en 1927. En 1998, el Papa Juan Pablo II coronó su estatua durante su histórica visita a Cuba comunista.

La Virgen ha recibido muchas ofrendas votivas de sus devotos agradecidos a través de los años. En la década de 1950, Ernest Hemingway le entregó a la Virgen el Premio Nobel de Literatura que ganó luego de escribir “El Viejo y el Mar” en La Habana. La madre de Fidel y Raúl Castro dejó una pequeña “guerrilla dorada” a los pies de la Virgen mientras sus hijos batallaban el gobierno del dictador Fulgencio Batista encabezando la Revolución Cubana (y han vivido hasta la vejez!).