Historia de la Asociación Cubana

Cuba MAPA Amarillo

La Asociación Cubana fue establecida en La Habana, Cuba en 1952 bajo el liderazgo del capitán naval Alberto de Carricarte y Velázquez como su primer presidente y Monseñor Alfredo Muller y San Martín, Obispo Auxiliar de La Habana, luego Obispo de Cienfuegos, como Capellán Conventual Ad Honorem (ver foto). Los trabajos insipientes de caridad de la Orden en la isla duraron poco como resultado del caos creado por la revolución comunista en 1959. En ese momento la mayoría de los miembros salieron exiliados hacia España, República Dominicana y los Estados Unidos.

 

Los Caballeros y Damas en la Diáspora trataron de vivir el carisma de la Orden dentro del contexto de su exilio. A mediados de 1960, bajo el liderazgo de Don Miguel Alejandro Fernández Rivera y Gómez, Conde de Monterrón como Presidente y del Dr. Carlos Dobal y Marqués como Canciller, la Asociación re-estableció sus oficinas principales en Madrid, España. Durante los siguientes treinta y cinco años, D. Miguel y su esposa, Doña María del Rosario Aranguren y Palacio, Condesa de Monterrón y Marquesa de Garcillán, representaron a la Asociación Cubana en todo el hemisferio y en reuniones y congresos internacionales de la Orden.

 

Comenzando 1980, a pesar del hecho de que la Asociación estaba basada en las afueras de Madrid, España, comenzaron trabajos de caridad en Miami con la ayuda de Don Juan T. O’Naghten y de Arango, Conde de Casa Bayona y de Gibacoa+, y de Don Fernando García-Chacón y Chacón, Marques de Salinas, como Vicepresidente, bajo la guía espiritual de Monseñor Bryan O. Walsh+ (en la foto a la izquierda), Capellán Conventual ad Honorem, el sacerdote misionario Irlandés a quien más de 14.000 jóvenes Cubanos le deben sus vidas en Norte America mediante la Operación Pedro Pan.   Hacia los finales de la década de 1990, la Asociación tenía 25 miembros dispersos por el mundo y había establecido una base en Miami, Florida. El presidente actual, el Marques de Salinas, sirvió como vice presidente hasta el fallecimiento del Conde de Monterrón en 2000, cuando fue elegido presidente de la Asociación Cubana y las oficinas principales de la Asociación fueron transferidas oficialmente a Miami, Florida, donde permanecen hasta la presente fecha.

Los esfuerzos de reconstrucción resultaron en un aumento significativo de actividades para la Asociación. Inicialmente, la Asociación financió la primera rehabilitación de la Clínica San Juan Bosco ubicada en una de las parroquias más pobres de Miami, que tenían una conexión histórica con la comunidad del exilio cubano. La clínica médica enfocaba sus servicios para beneficio de la comunidad de inmigrantes indocumentados y fue eventualmente expandida para incluir servicios legales.

Los doctores de la Asociación continúan con el voluntariado a la clínica San Juan Bosco aunque la clínica se ha mudado a otra parroquia (foto de la izquierda).

El sitio original de la clínica San Juan Bosco está siendo utilizado actualmente por La Casita de Malta para ofrecer una variedad de servicios sociales a madres necesitadas (foto a la derecha).

Luego de la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba, la Asociación extendió sus actividades a Cuba, financiando sus instalaciones de Asistencia a los Ancianos en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús en La Habana en el 2000, e incorporando en su estructura proyectos similares que habían sido anteriormente desarrollados individualmente por algunos de sus miembros, incluyendo las Instalaciones de Asistencia a los Ancianos en Santa María del Rosario y San Juan y Martínez. Actualmente, la Asociación tiene más de 50 instalaciones para la Asistencia de Ancianos en Cuba que se extienden por toda la isla.

La Asociación también apoya cuatro centros de asistencia de las hermanas Siervas de María, el Seminario San Carlos y San Ambrosio, fundado en 1689, y un hogar para sacerdotes ancianos retirados, el único en Cuba.

Comenzando el siglo XXI, la Asociación también comenzó conduciendo misiones médicas en las regiones del Caribe y América Central, especialmente en la República Dominicana. Los doctores y voluntarios de la Asociación actualmente conducen dos, y a veces tres, misiones cada año al Centro ILAC en Santiago de los Caballeros en la República Dominicana. La misión típica incluiría aproximadamente de 15 a 20 doctores, un número similar de enfermeras y otros profesionales de la salud y de 10 a 15 voluntarios de personal no relacionados con la medicina. Cada misión trata alrededor de 1.200 pacientes en un fin de semana de tres días, resultando en más de 2.000 visitas a pacientes y la entrega de aproximadamente el equivalente a $125.000 en medicamentos.

La experticia desarrollada por la Asociación en las misiones médicas en la República Dominicana le permitío coordinar los esfuerzos iniciales de ayuda de la Orden en respuesta al terremoto del 2010 en Haití, estableciendo un centro de coordinación en Miami y ayudando a que sus voluntarios llegaran a la isla a los 24 horas del terremoto. Actualmente, la Asociación cuenta aproximadamente con 115 caballeros, damas, donados y capellanes, la mayoría viviendo en Miami, Florida. Con el regreso de las actividades de la Asociación a Cuba, la Asociación incorporo a un Capellán en el 2004 y un Caballero y una Dama en el 2006, que viven en La Habana y ayudan en nuestras operaciones en Cuba. En el 2006, la Asociación estableció una Delegación que cuenta con 35 miembros aproximadamente en Puerto Rico.   Seguimos el carisma de la Orden de Malta ayudando a los pobres y enfermos con nuestras instalaciones de comedores para ancianos en Cuba además de seis instituciones católicas de servicio, en cooperación con la Iglesia Católica local, sacerdotes de parroquia y Obispos; nuestras obras en La Casita de Malta en la parroquia San Juan Bosco y la clínica San Juan Bosco en la parroquia Corpus Cristi, ambas en Miami, Florida, y con Misiones Médicas a la República Dominicana y Haití.