EL PAPA HABLA

 

Introducción

Su Santidad, el Papa Juan Pablo II, realizó una visita histórica a Cuba del 21 al 25 de enero de 1998. La visita fue histórica no solo porque era la primera visita que un sucesor de San Pedro a Cuba y su gente, sino también por el estado espiritual de la iglesia al final de Siglo Veinte.

La Iglesia en Cuba ha sufrido inmensamente desde que el actual régimen subió al poder en 1959. No solo fueron confiscadas las propiedades de la Iglesia, sino que el personal religioso fue expulsado de la isla y los fieles fueron perseguidos. A los que profesaban la fe Católica Romana frecuentemente se les negaba el colegio y el trabajo. A la Iglesia en sí se le prohibió rendir culto y llevar a cabo ceremonias. En 1969, el gobierno llegó tan lejos como para vetar la Navidad como fiesta pública.

Fue después de 39 años de represión y hostilidad que Su Santidad vino a Cuba como Mensajero de la Paz y de la Verdad. En consideración de esta visita, el gobierno reestableció la Navidad como fiesta pública (aunque declaró que era solo para ese año [1997]). Con esta visita, el Papa Juan Pablo II llevó esperanza no solo al clero Católico Romano sino a los múltiples millones que vinieron a verlo en las diversas misas públicas y celebraciones que presidió.

Debido al significado de su visita a la Iglesia y a la gente de Cuba, publicamos las declaraciones públicas durante la visita:

Tabla de Contenidos

DISCURSO DE LLEGADA DEL SANTO PADRE (Miércoles, 21 de enero de 1998)
HOMILIA EN SANTA CLARA  (Jueves, 22 de enero de 1998)
HOMILIA EN CAMAGÜEY (Viernes, 23 de enero 1998)
HOMILIA EN SANTIAGO DE CUBA (Sábado, 24 de enero de 1998)
– HOMILIA EN LA PLAZA JOSÉ MARTÍ DE LA HABANA (Domingo, 25 de enero de 1998)
– MENSAJE DE DESPEDIDA EN LA HABANA   (Domingo, 25 de enero 1998)

 

 

La Iglesia después de la visita de Juan Pablo II (1)

La Iglesia Católica Cubana se compone de la Conferencia de Obispos Católicos Cubanos, encabezados por Jaime Lucas Ortega y Alamino, Cardenal Arzobispo de La Habana. Tiene once diócesis, 56 órdenes de sacerdotes. En Enero de 1998, el Papa Juan Pablo II le hizo una visita histórica a la isla, invitado por el gobierno cubano en la Iglesia Católica (2).

La visita de Juan Pablo II fue vista como un evento importante y positivo para traer un mensaje de esperanza y la necesidad por el respeto a los derechos humanos. Desafortunadamente, estas mejoras no continuaron una vez que el Papa partió de la isla. Mientras que algunas visas fueron emitidas para que unos sacerdotes entraran a Cuba en el momento de la visita, el régimen ha vuelto nuevamente a restringir la emisión de visas.

No obstante, a pesar de las garantías explícitas del régimen y de solicitudes repetidas, el régimen ha rechazado permitirle a la Iglesia Católica establecer conexiones de Internet o intranet entre las diócesis en la isla.

En una carta pastoral titulada “No hay Patria Sin Virtud”, en febrero del 2003 la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba abiertamente criticó el control estricto del gobierno sobre las actividades de la Iglesia Católica, especialmente las restricciones del estado sobre la educación religiosa y el acceso de la Iglesia a los medios, así como el creciente amoral e irreligioso carácter de la sociedad cubana bajo el gobierno comunista.