Primera Beatificación en Cuba: El Hermano José Olallo Valdez

La Asociación Cubana de la Orden de Malta formó parte de las ceremonias celebradas en la ciudad de Camagüey, en Cuba el 29 de noviembre del 2008, en ocasión de la beatificación del Hermano José Olallo.

Presentes en la ceremonia estaban el Excelentísimo D. Juan Tomás O’Naghten, Vicepresidente, Excelentísimo D. Luis Parajón, Tesorero, Excelentísimo D. Piro Suarez, y Rev. Mons. Alfredo Petit, Capellán Conventual ad-honorem y Obispo Auxiliar de la Habana. También entre los asistentes a la ceremonia estuvo el Embajador de la Orden de Malta en la República de Cuba, Excmo. D. Przemyslaw Jan Hauser.

Las ceremonias de beatificación del Padre José Olallo, Camagüey, Cuba, Noviembre, 2008.

Un artículo de prensa de la Agencia Católica de Noticias (CNA) fechado en la Habana, Cuba, publicó el programa.

“La Habana, Cuba, 20 de Noviembre, 2008/3:13 pm (CNA)

El prefecto emérito de la Congregación de las Causas de los Santos, Cardenal José Saraiva Martins, presidirá la Misa de Beatificación del Hermano Jos130 Olallo Valdez el 29 de noviembre en Camagüey, en la primera ceremonia de este tipo a efectuarse en suelo cubano.

En una entrevista con la revista Palabra Nueva de la Arquidiócesis de La Habana, el Padre Félix Lizaso Barruete, postulador general de la “Hospitalera Orden de San Juan de Dios, dijo que mientras el Padre Olallo no sería el primer cubano bendecido, “Merecía ser reconocido porque Cuba lo necesita. Cuba merece tener un Santo . . . . Creo que va a ser canonizado pronto porque la gente le tiene mucha devoción y esa devoción solo crecerá. Olallo es hoy día la bendición de Dios para Cuba.

La Misa de Beatificación fue celebrada el 29 de noviembre del 2008, a las 8:00 a.m. en la Plaza de la Caridad en Camagüey por el Cardenal José Saraiva Marins y co-celebrada por todos los obispos cubanos, incluyendo al Arzobispo Juan de la Caridad García Rodríguez de Camagüey, presidente de la Conferencia de Obispos de Cuba.

Como informó El Servicio Católico de Noticias en la edición del Espíritu Católico de enero del 2009:

“En su homilía, el Cardenal Saraiva Martins dijo que este era un evento importante y le dijo a la gente de la Iglesia Católica Cubana: “Ustedes viven un tiempo memorable. Confrontados por una cultura predominantemente materialista imponente y abandona el lado de los débiles y desamparados, aprendemos del Beato Olallo la virtud de saber cómo confiar en Dios, de saber cómo amar al prójimo en forma universal”.

A todos los obispos cubanos, encabezados por el Cardenal de La Habana Jaime Ortega Alamino, se le unieron dignatarios que incluían al Presidente Raúl Castro – en la ceremonia en un altar improvisado en la plaza.

El Cardenal Saraiva Martins record las palabras del Papa Juan Pablo II en Camagüey en enero de 1998, cuando dijo “Los hijos del suelo fértil del Caribe, en su espíritu jovial y emprendedor, siempre logran embarcarse en grandes proyectos”.

Peregrinos de todas las diócesis cubanas participaron en la ceremonia, que caracterizaba la liberación de blancas palomas y el tañido de campanas en la iglesia vecina de San Juan de Dios. Al final de la beatificación, una procesión acompañó el relicario con los restos del Hermano Olallo a la iglesia, donde hasta ahora yacen”.