Los Primeros Años

Cuba es una sociedad multirracial con una población de orígenes principalmente Españoles y Africanos. La religión organizada más grande ha seguido siendo la Iglesia Católica Romana.

Los Primeros Años de la Iglesia Católica en Cuba

Los Primeros Años (1)

Cuba fue descubierta por Cristóbal Colon durante su primer viaje, el 28 de octubre de 1492. Él tomó posesión en nombre de los reyes católicos de España, y la nombró Juana, en honor al Infante Don Juan.

Al fallecimiento de Ferdinand, el 23 de enero de 1516, Velásquez cambió el nombre de la isla a Fernandina, en honor de ese monarca. Más tarde, el nombre fue cambiado a Santiago en honor del santo patrón de España, y aun más tarde a Ave María en honor a la Santísima Virgen. Durante todos estos cambios oficiales, la isla continúo siendo conocida por su nombre original, Cuba, dado por los nativos y ha retenido el nombre hasta el presente.

Los aborígenes (Siboneyes, Tainos y Guanacabeyes) que los Españoles encontraron en Cuba, eran sosegados, tímidos e inofensivos, que estaban totalmente indefensos ante los invasores de su país, o incapaces de aguantar los trabajos arduos que les imponían. Vivían bajo nueve caciques o jefes independientes y poseían una religión simple, libre de ritos y ceremonias, pero con una creencia en un ser supremo y en la inmortalidad del alma.

Fueron reducidos a esclavitud por los colonizadores blancos, entre quienes se encontraba el enérgico y perseverante Padre Bartolomé de Las Casas, “Protector de Indios”, como se le llamaba oficialmente, ganó una alta reputación en la historia por sus esfuerzos filantrópicos.

En 1518, Leo X estableció la Diócesis de toda Cuba, que incluía también las posesiones españolas de Luisiana y Florida. La sede fue establecida en Caracoa al este de Cuba, y en el 1522, por un “Bull” de Adrián VI, fue transferida a la ciudad de Santiago de Cuba, donde permaneció hasta el 6 de enero de 1925, cuando fue transferida al Arzobispado de La Habana hasta el presente.

En 1946 fue nombrado el primer Cardenal cubano por el Papa Pio XII; Su Eminencia Manuel Cardenal Arteaga, nacido en 1879 en Camagüey. Falleció en 1963 luego de haber pedido asilo político en la Embajada Argentina en 1961-1962.

(1) Religión: http://www.newadvent.org/cathen/04558c.htm

EDUCACION RELIGIOSA

Durante la temprana historia de Cuba, el clero parecía haber sido el principal, si no la única forma de educación. Por el “Bull” de Adrián VI (28 de abril, 1522,) la “Escolatria” fue establecida en Santiago de Cuba para impartir instrucción en latín.

En 1689 fue fundado el colegio de San Ambrosio en La Habana bajo el control de los Jesuitas, con el propósito de preparar jóvenes para el sacerdocio. La fundación de otro colegio Jesuita en La Habana fue el próximo paso que le dio un impulso fresco a la educación; este fue abierto en 1724 bajo el nombre de Colegio San Ignacio. El antiguo Colegio de San Ambrosio fue entonces unido a este, aunque seguía reteniendo su carácter de colegio-fundación de la Iglesia.

Tan temprano domo 1688, el concejo de la ciudad de la Habana solicito al gobierno real establecer una universidad en esa ciudad, para que jóvenes deseosos de continuar estudios superiores no se vieran obligados a irse a Europa con ese fin.

Esto no fue concedido inmediatamente, pero finalmente mediante carta de Inocente XIII (12 de septiembre de 1721), los padres del Convento de San Juan de Letrán fueron autorizados a abrir la institución deseada, y luego de varios años de preparación, la actual Universidad de La Habana fue fundada en 1728.

Los rectores, vice-rectores, concejeros y secretarios debían ser Dominicos.

En 1793, bajo la administración de Don Luis de las Casas, que siempre es gratamente recordado por los cubanos, fue fundada la Sociedad Económica de la Habana, que siempre ha sido el principal eje en el avance educacional de la isla.